Historia del Tai Chi Kong

Por el Sichún Sim Pooh Ho

Linaje en Tai Chi KongEl testimonio más antiguo de la historia del Tai Chi data de la dinastía Sur y Norte (Song, Chi, Liang, Chen).

Durante el periodo Lian (502-570 dc), un comandante de ejército llamado Chang Lin Si, que ejercía en la provincia de An-Huei un cargo similar al de un alcalde, practicaba el Tai Chi y lo enseñaba a su ejército. En tiempos de guerra esta provincia no corría peligro como las demás, ni los bandidos osaban molestar a sus habitantes, temerosos del poder del Tai Chi que manejaba Chang Li Si, y a causa de quien este arte ganó gran popularidad.

Después de algunas generaciones (no se sabe con certeza cuantas), se llega a Chang Mi, quien era algo similar a un ministro, aficionado a la lectura y un gran conocedor del I Ching. Escribió un libro en el cuall afirmaba que el Tai Chi ya existía antes de Chan Lin Si, y que el maestro de éste había sido Hang Hong Yie, y no se sabe de quien habría éste aprendido a su vez.

En la dinastía Tang (618-907), había un taoísta de nombre Tsi Tsien Ping, perteneciente también a la provincia de An-Huei, que según la historia habría aprendido de Hi Hwang Tse, y que su Tai Chi era de la misma línea de Chang Li Sin.

Posteriormente, ya en la dinastía Yien (1279-1368), un erudito llamado Chang San Fon, nacidoen Liau Tong, It Chow; fue elegido por el Pimer Ministro para ocupar un alto cargo de gobierno, pero debido a que no gustaba de la vida pública, rehusó y renunció al cargo para volver a la casa de sus padres. Al morir éstos, regaló todas sus pertenencias a los parientes y sólo se quedó con dos niños esclavos. Se dedicó a la búsqueda de algún poder especial y de la longevidad, visitando muchos lugares, pero sin tener éxito.

Un día se encontró a los pies de la montaña San Tsi Hwa San, había gastado todo su dinero y los dos niños esclavos habían muerto, por lo que se encontraba muy deprimido. Un taoísta llamado Fo Lung Chuen Ren lo encontró, lo llevó a la montaña, y le enseñó Tai Chi. El maestro de Fo Lung Chen Re había sido Chan Chi Yi, famoso por ser el primero en haber escrito el cómo practicar Tai Chi.

El Tai Chi aprendido por Chang San Fon era básicamente el mismo de Tsi Tsien Ping en la dinastía Tang.

Cuando Chang San Fon comenzó a practicar Tai Chi, tenía ya 67 años, y cuando se fue a enseñar a la montaña Butan tenía 80 años. Él fue quien detalló los cuatro puntos especiales del Tai Chi.

Después de Chang San Fon hubo un Maestro de Tai Chi llamado Wang Chong Yie, y después de él el Tai Chi va de generación en generación hasta la dinastía Ching.

Durante el periodo de Kang Chi (1662-1722), había en Ho-Nam un Maestro llamado Chang Fa, quien tenía negocios en San Tsi, Chi An; así es que cada fin de año debía volver a Ho-Nam a visitar a su madre. En una ocasión cuando regresaba hacia su ciudad natal, pasó por Chen Chia Kou y vio a la gente practicando un estilo de Kung Fu muy duro llamado Pao Chwe; vio los movimientos tan duros y gastando tanta energía que pensó: “Para qué perder tanta fuerza en la pelea, no es inteligente”, y echó a reír causando la molestia del instructor, un hombre fuerte y musculoso llamado Chen Chang Sin. Chang Fa sabía que había sido descortés, así es que comenzó a correr, y Chang Fa fue en su persecusión. Cuando estuvo a punto de alcanzarlo, Chang Fa giró su cabeza y puso sus ojos en Chen Chang Sing, y sin tocarlo lo hizo volar por los aires unos metros.

Chen Chang Sing se dio cuenta inmediatamente que ésta era una fuerza interior máxima, entonces se arrodilló frente a Chang Fa pidiéndole que fuese su maestro. Chang Fa tenía urgencia de llegar donde su madre, pero viendo la sinceridad de Chen Chang Sing que al cabo de tres años regresaría a verlo. Chen Chang Sing estuvo de acuerdo, y preguntó que debía hacer él mientras lo esperaba, a lo que Chang Fa respondió que debería tomar cada mañana algunas piedrecitas y cada noche cortar ramas de los árboles y almacenarlas separadamente hasta que él regresara; si el trabajo estaba bien hecho lo haría su discípulo.

Después de tres años Chang Fa cumplió su promesa de volver y comprobó que Chen Chang Sing había cumplido su tarea. Le explicó que esta prueba la había hecho por dos razones; primero, para comprobar su sinceridad y segundo, para que con la acción de recoger piedras soltara las malas energías acumuladas en la cintura, y al coger ramas relajar los hombros y el cuello. Chen Chang Sing pasó a ser discípulo del Maestro Chang Fa, siendo al mismo tiempo expulsado de su pueblo, Chen Chia Kou.

Con el tiempo, el Maestro Chen Chang Sing llegó a enseñarle a Yang Lu Chan, quien aprendió el Tai Chi para sanar un grave problema en el estómago, y también enseñó a Li Pa Kue, quien tenía tuberculosis. Los dos sanaron de sus dolencias, y llegaron a ser discípulos de Chen Chang Sing.

Li Pa Kue se especializó en enseñar la salud y la longevidad, en tanto que Yang Lu Chan además se especializó en el Tai Chi Lin Kong Chin (proyectar energía sin necesidad de tocar). Li Pa Kue no tuvo discípulos especiales, y su línea se detuvo con él mismo. El Maestro Yang Lu Chan regresó al condado de Yion Nien y llegó a ser un Gran Maestro.

Uno de sus discípulos llamado Wu Ho Ching, quien era un hombre joven y rico tuvo problemas con un monje que entrenaba un Kung Fu Shaolin muy poderoso, y provocando un mal entendido, logró que ambos maestros se enfrentaran. Yang Lu Chan, ignorando el problema de Wu Ho Ching, se enfrentó al monje y lo venció, el cual murió al poco tiempo.

A causa de este hecho, la policía deseaba capturar a Yang Lu Chan, pero Wu Ho Ching, quien tenía un hermano ocupando un alto cargo en la policía de Pekín pudo enviarlo allá para evitar que lo arrestaran. Además un amigo de su hermano, otro alto oficial de apellido Chang, le conocía y deseaba aprender Tai Chi; de este modo podía ir a enseñar Tai Chi y evitar problemas.

Yang Lu Chan llevó a Pekín a sus dos hijos; Yang Pan Hou y Yang Chie Hou; y comenzó a enseñar a la familia Chang.

Esta familia tenía en Pekín la más grande y conocida fábrica de salsa soya, incluso la familia real era abastecida por ellos. Un hermano del rey llamado Twang Wang conocía a Yang Lu Chan, y deseaba que éste enseñara a la familia real, a lo cual la familia Chang aprobó sin objeciones. De esta forma, Yang Lu Chan pasó a ser el Maestro de Tai Chi de la familia real.

El hermano del rey estaba a cargo de enseñar al ejército las técnicas de combate y designó a Yang Lu Chan como el instructor jefe, debido a que era el más poderoso de los demás instructores, famosos maestros de artes marciales, como por ejemplo: Lui Tse Ching (experto en Shaolin), Kuo Ying Tse (experto en Shing I), Tong Hei Chuan (experto en Pa Kua), Cho Ta Huei y Ta Tshian Tse (expertos en lucha), etc.

El Maestro Yang Lu Chan enseñó todo su poderoso Kung Fu a sus dos hijos, el Maestro Yang Pan Hou y Yang Chie Hou, y también al mayor de sus nietos, el Maestro Yang Sao Hou.

El Maestro Yanh Sao Hou le ayudó a su padre, el Maestro Yanh Pao Hou, a enseñarle al menor de sus hijos, el Maestro Yang Ten Pu, y a mi Maestro Wu Tu Nan.

Más tarde, el Maestro Yang Ten Pu enseñó al Maestro Chen Man Ching. Mi Maestro Wu Tu Nan nos enseñó al Maestro Ma Yu Chin y a mí (Sim Pooh Ho).